En este post relacionado con la rehabilitación de fachadas en Granollers vamos a hablarte de las causas más comunes por las que se convierte en necesario la puesta en marcha de una actuación con el objetivo de restaurar lo que se conoce como la cara de un edificio.

Normalmente, solemos acudir a profesionales de la rehabilitación de fachadas en Granollers cuando observamos los siguientes daños, que suelen ser bastante habituales:

- Suciedad. Es uno de los males menores que suelen aparecer en las fachadas de las construcciones, sobre todo en las ciudades, donde el nivel de polución suele ser más elevado.

- Aparición de moho y otros parásitos. Normalmente suelen hacer acto de presencia como consecuencia de la humedad. La orientación de la vivienda, las condiciones meteorológicas y otros factores externos suelen ser condicionantes importantes. Moho, líquenes, algas y hongos deben ser eliminados con celeridad.

- Humedad. En estos casos, la actuación debe ser inmediata porque puede conducir a un deterioro que alcance incluso a elementos estructurales de la edificación. Se produce por distintas causas, como la filtración o la capilaridad, y para combatirla es necesario practicar una impermeabilización.

- Grietas y fisuras. Si observas que en tu bloque de viviendas aparecen esta clase de desperfectos en cornisas, balcones y demás elementos, ponte en marcha cuanto antes porque existe un riesgo inminente de desprendimiento y la estructura del edificio corre peligro.

- Desgaste de la pintura. Al igual que la suciedad, que aparece con el tiempo, este factor también provoca que la pintura vaya perdiendo su brillo. Por eso te aconsejamos que pintes la fachada cada cierto tiempo.

- Pérdida de revestimiento. Los desconchones y otras imperfecciones también son muy comunes, sobre todo en edificios antiguos. Actuar con rapidez también es recomendable.

Para poner solución a cualquiera de los problemas de los que te hemos hablado, no tienes más que ponerte en contacto con Fachadas Vallés. Nosotros nos encargaremos de todo.