Si estás buscando una empresa especializada en la rehabilitación de edificios para el tratamiento de humedades en Granollers, probablemente aún no sepas que hay varios tipos de humedades y que pueden afectar a una construcción. En este artículo vamos a destacar cuáles son y a qué se deben para que sepas a qué atenerte si alguna vez te topas con este problema en tu inmueble y te ves obligado a ponerle solución.

Las empresas de rehabilitación de edificios suelen tener como una de sus actividades principales la impermeabilización de fachadas y todo tipo de paramentos verticales, lo que supone el remedio a este tipo de circunstancias. Vamos a hablar de tres tipos de humedades en estas líneas: por filtración, por capilaridad y por condensación.

La primera, por filtración, suele aparecer en zonas con una impermeabilización deficiente o carente de ella. El agua se abre paso a través de los sótanos, muros de contención, cubiertas y fachadas degradando los materiales de construcción y provocando daños estructurales, problemas en la instalación eléctrica, desprendimientos y entradas de agua que generan un ambiente húmedo e insalubre. 

La humedad por capilaridad o humedad ascendente es aquella que se produce debido a que el agua del subsuelo se abre camino a través de los cimientos hasta llegar a las paredes. Las sales minerales que contiene el líquido elemento quedan depositadas en la superficie de estas paredes cuando este se evapora. Estas sales originan humedad ambiental.

Y la humedad por condensación es la que estimula el crecimiento de mohos en las paredes, lo que supone un grave riesgo para la salud porque puede provocar problemas respiratorios. La humedad ambiental entra en contacto con superficies frías como las paredes y se condensa en forma de agua.

En Fachadas Vallés somos expertos en el tratamiento de humedades en Granollers y en la rehabilitación de fachadas en general, si tienes problemas en tu edificio, sabemos cómo ayudarte.