Las humedades por capilaridad tienen su origen de forma similar a las filtraciones, pero con un procedimiento diferente. Las humedades en este caso se originan por la succión del agua del subsuelo a través de pequeños poros en los muros. Dicha absorción se produce lentamente, de tal forma que el muro empieza a acumular el agua y esta termina mostrándose como manchas en el interior de la vivienda.

Este tipo de humedad tiene lugar en las zonas bajas de muros que están en contacto con agua o con el terreno, y la humedad toma una dirección ascendente, así que esta es la manera más fácil de detectar la humedad por capilaridad. Para evitar este tipo de humedad, igual que con las filtraciones, lo mejor es disponer de un correcto sistema de impermeabilización en el edificio, además de proteger las superficies afectadas con tratamientos específicos para la humedad.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de protección de datos política de protección de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted